top of page

¿Cómo es la gentrificación en la Ciudad de México?

La gentrificación en la Ciudad de México no es un proceso nuevo, de hecho, ha estado ocurriendo durante al menos dos décadas. El desplazamiento, despojo y exclusión de familias y comunidades que han vivido en estos barrios durante décadas son consecuencia de la complicidad de las empresas inmobiliarias, el gobierno de la Ciudad de México, empresas como Airbnb y el fenómeno emergente de los nómadas digitales extranjeros.


Para comprender mejor estas circunstancias, se debe reconocer que existen soluciones viables que pueden abordar este problema y transformarlo en oportunidades que beneficien a todos los habitantes de la ciudad. Sin embargo, debido a intereses económicos y corrupción, las comunidades locales enfrentan desprotección y poco poder de decisión. Sin embargo, la gente está luchando para defender sus medios de vida y el derecho a la ciudad a través de redes de solidaridad y confianza.


La “gentrificación” describe un proceso en el que un lugar se pone de moda y en consecuencia personas con mayor poder adquisitivo empiezan a trasladarse a estas zonas, obligando a los antiguos habitantes con raíces e historia a alejarse de esos lugares. Este desplazamiento desmantela el tejido social de estas comunidades.


La gentrificación tiene que entenderse no solo por el desplazamiento de personas sino también por el cambio del comercio local y de la economía local. Las zonas más afectadas de la ciudad están ubicadas al oeste del centro de la Ciudad de México, que son barrios históricamente de clase trabajadora. Algunos ejemplos son barrios como Condesa, Roma, Polanco, San Rafael, Escandón y Juárez.


Como mencioné antes, la gentrificación en estas colonias se viene dando desde hace casi dos décadas, Este despojo de los vecinos con raíces de clase trabajadora por parte de gente con mayor poder adquisitivo, como profesionales con educación universitaria y mentalidad o tez de piel más blanca. No podemos negar que, en México como país, y especialmente en la Ciudad de México, existe una profunda y sistemática sociedad racista y clasista donde el color de tu piel define el acceso a las oportunidades ya la justicia. Por ejemplo, en un estudio realizado por el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED) en 2016, se encontró que el 38% de los encuestados en México consideraba que la discriminación racial era un problema importante en el país. (Fuente: CONAPRED)


La discriminación racial es especialmente común en México contra los pueblos indígenas y afrodescendientes. De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el 21.5% de la población mexicana se identifica como indígena y el 1.2% se identifica como afrodescendiente. Sin embargo, estas comunidades son los principales grupos discriminados y marginados en la sociedad mexicana. (Fuente INEGI) Además, su representación en los medios de comunicación masivos es escasa. No vemos gente morena en comerciales de televisión, en programas de televisión y cuando los vemos en las películas, hacen el papel del narcotraficante, el pobre o el delincuente. Debido a esto, muchos mexicanos morenos sienten la necesidad de verse y actuar más blancos.


Un estudio realizado por el Centro de Investigación y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS) en 2017 encontró que los mexicanos de piel más clara tienen más oportunidades de educación, empleo y acceso a servicios públicos que aquellos de tez más oscura. (Fuente: CIESAS)


Dicho esto, Sergio González Juaricua es vecino y miembro de la 06600-Plataforma y Observatorio de la Colonia Juárez, uno de los barrios más gentrificados ​​de la Ciudad de México. Sergio nos dijo que el término gentrificación está desactualizado y por eso crearon un nuevo concepto que engloba correctamente el fenómeno que existe en la Ciudad de México: Este concepto es el de “blanqueamiento por despojo”.


Este término trata de resaltar y dejar claro que la gentrificación es mucho más que el desplazamiento de personas, sino que este fenómeno opera como una estrategia para aumentar artificialmente los precios de la tierra. Esto significa que las empresas inmobiliarias ponen la mira en un barrio, compran el terreno a precios baratos y empiezan a destruir el comercio local aumentando las rentas o alquilando locales comerciales solo a tiendas, restaurantes y negocios que se ajustan a la moda, el mainstream y la élite de los estándares para los nuevos habitantes.


Aquí es donde entra el blanqueamiento de los barrios y colonias, ya que cuando un barrio se pone de moda, estamos hablando de una sustitución del perfil del vecino, del comerciante, de la oferta de comida, de los comercios y sobre todo de la exclusividad de estos hacia una persona con un perfil con más dinero y tez más blanca.


Aparte de esto, generan edificios más altos de lo legalmente permitido debido a los terremotos, poniendo en riesgo la vida de muchas personas mientras las autoridades se hacen de la vista gorda. Además, muchas de estas propiedades fueron expropiadas por el gobierno debido a los terremotos de 1985 y 2017, siendo utilizadas para la construcción de viviendas sociales, sin embargo, por razones que se desconocen, estas propiedades terminaron en manos de particulares.


Estos individuos no siguen las normas de la Procuraduría Ambiental y Ordenamiento Territorial, y muchas de estas edificaciones están ubicadas en zonas plenamente identificadas en el Atlas Nacional de Riesgos y Protección Civil como zonas sobre una fractura geológica que puede ser devastadora en futuros terremotos.

Nuevos departamentos vacíos que se alquilarán por al menos USD$800, el espacio fue ocupado anteriormente por un edificio de menos de 5 pisos que se derrumbó en el terremoto de 2017. Cortesía: Fabricio Correa Lara

Esta destrucción del tejido social y del comercio local de los barrios tiene profundas implicaciones en cómo las comunidades locales están perdiendo su identidad y sentido de pertenencia. La ventaja del comercio local es que los dueños de los locales son en muchos casos vecinos de la comunidad, lo que se traduce en una comunidad más sostenible económicamente, resiliente y participativa y quienes pueden salvaguardar su historia y cultura.

15 de julio, Conmemoración de la Constitución de la República Juaricua - [ 06600 ] Plataforma Vecinal y Observatorio de Colonia Juárez – CdMx. Cortesía: 06600 Plataforma y Observatorio Colonia Juárez

Desafortunadamente, una vez que las compañías de bienes raíces ven estos vecindarios como oportunidades comerciales para explotar, hay un incentivo económico para que el gobierno de la ciudad los complazca. La Ciudad de México no solo lo permite, sino que lo promueve; Este problema está aumentando exponencialmente.


En octubre de 2021, la alcaldesa de la ciudad, Claudia Sheinbaum, y Airbnb firmaron un convenio que promueve la capital del país como destino de turismo creativo e incentiva a nómadas digitales de diferentes países a venir a la ciudad a trabajar. Por un lado, el cártel inmobiliario se organiza sistemáticamente para explotar ciertas áreas, expulsando a las comunidades locales y creando estándares de cómo deben verse estas áreas. Por otro lado, Airbnb está concentrando sus operaciones en las mismas áreas ya explotadas.


Así, estos actores alientan a los dueños de edificios y departamentos a convertirlos en Airbnb, desalojando a sus inquilinos, algunos con más de 3 años alquilando la misma propiedad. Esto atrae a personas con mucho dinero que ven esto como una oportunidad de tener muchos departamentos, todo en Airbnb. Uno de los datos más relevantes es que el 40% de todos los departamentos que tiene Airbnb en la Ciudad de México pertenecen a anfitriones que tienen más de 5 propiedades en la plataforma. (Imagen Noticias, 2022)


Departamentos Airbnb en la colonia Juárez. Cortesía Fabricio Correa Lara

Pero, ¿cómo se traduce esto en consecuencias que cambian la vida de todas las personas que fueron desplazadas, desalojadas o excluidas de estos barrios a los que por años llamaron hogar?


Para esto hablamos con Marta Suárez, una señora miembro de la comunidad que fue desplazada de su departamento cuando el arrendador le dijo que apenas terminara su contrato, tenía 30 días para dejar el edificio ubicado en Roma Sur. ¿Por qué? Se programó la demolición de todo el edificio y se convirtió en apartamentos de Airbnb.


A partir de ese día su vida cambió por completo. Primero buscó apartamentos cerca de su antiguo departamento, sin embargo, los precios representaban el 70% de sus ingresos. No tuvo más remedio que mudarse del vecindario. Por ello, se vio obligada a mudarse a las afueras de la ciudad, específicamente a Tlalnepantla, que está en la periferia de la ciudad en otro estado, “El Estado de México”. Esto significa un viaje diario de dos horas al trabajo y dos horas de regreso a su nuevo “hogar”. Un viaje más largo tiene muchas consecuencias profundas, no solo tener que tomar una ruta diaria de cuatro horas, sino también los costos de transporte y el tiempo que debería haber pasado con su familia.


Sin mencionar que estos lugares son menos seguros, con infraestructura, educación y atención médica de menor calidad. En este proceso Marta perdió su derecho a la centralidad, la accesibilidad al transporte público, acceso a una vivienda digna y la calidad de vida en general. Lo que es aún más triste es que ella no es la única. Como Marta, hay miles de desplazados de estas colonias.


Edificio histórico patrimonial en la Juárez demolido para construir seguramente uno más rentable. Cortesía: Fabricio Correa Lara

Sergio también nos mencionó que hay entre 2000 y 3000 personas menos en la colonia Juárez por estos desplazamientos, según un estudio que realizó el Observatorio con datos del censo de 2010 y 2020. Este estudio se respalda con los datos que nos dicen que hay más de 14,000 departamentos disponibles en la Ciudad de México, de los cuales 2 de cada 3 están vacíos por 6 meses o más al año (Imagen Noticias, 2022).


Según la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPICDMX) de la ciudad, las rentas aumentaron al menos 15% en Condesa y Roma, donde un departamento pequeño cuesta más de $750 dólares al mes. Los departamentos más grandes y deseados van desde $2,000 USD hasta $3,000 USD de precio (BBC News Mundo, 2022). El salario mínimo promedio en México es de aproximadamente $320 USD al mes según el gobierno federal mexicano.


Laura Zazueta, presidenta de AMPICDMX, afirma que no hay crisis habitacional en la zona, ya que hay muchos espacios disponibles. Por supuesto, lo que olvidó mencionar es que, para el mexicano promedio, estos precios lo excluyen de poder pagar estos “espacios disponibles”.


Campamento Otomí irregular para quienes carecen de una vivienda justa y asequible, y el gobierno no les brinda soluciones. Cortesía: Fabricio Correa Lara

Recomendaciones


Nosotros, la audiencia, debemos reconocer que, aunque el problema es sistémico y profundo, existen soluciones viables que se pueden implementar para revertir la gentrificación. En el proceso, estas soluciones pueden proteger a las comunidades locales y su comercio al tiempo que garantizan un trato más justo y equitativo entre quienes alquilan un apartamento y quienes viven en él. Al mismo tiempo, la Ciudad de México puede seguir siendo una metrópolis que atraiga a extranjeros a su vibrante estilo de vida.


Para empezar, los desarrolladores inmobiliarios pueden considerar áreas menos explotadas de la ciudad para diversificar la concentración de sus operaciones. Si las personas que quieren venir a vivir a la ciudad son más conscientes y tienen una perspectiva más amplia de los problemas de gentrificación en la Ciudad de México, entonces nosotros como ciudadanos tenemos una mejor oportunidad de recibirlos en más zonas de la ciudad. Al mismo tiempo que aseguremos que esto aporta ingresos y desarrollo comunitario a la población local. Brinda servicios atractivos para los visitantes que los involucren en el comercio local, la cultura y lo que hace tan especial a la Ciudad de México: su gente.


Con esto en mente, el gobierno de la ciudad y los desarrolladores inmobiliarios deben reconocer que cada barrio es diferente en contexto y necesidades. Por lo tanto, para comprender verdaderamente la esencia de cada comunidad, es fundamental involucrar a los residentes de la comunidad, las empresas locales y las organizaciones comunitarias en el proceso de toma de decisiones. Las soluciones de desarrollo urbano y planificación para la gentrificación deben considerar e involucrar la perspectiva de los residentes locales para garantizar que se escuchen sus voces y se protejan sus intereses.


También debemos documentar las estrategias, la implementación y los resultados para coordinar bases de datos de precedentes y testimonios que ayuden a nivel nacional como un medio para facilitar el proceso de leyes y reglamentos contra la gentrificación.


En segundo lugar, debe haber un cambio en el código civil en cuanto a las leyes que regulan la relación entre el arrendador y el arrendatario. Esto se puede lograr a través de una ley de regulación de alquileres que proteja a los inquilinos de aumentos de precios injustos y mantenga un equilibrio entre el derecho de los propietarios a recibir un alquiler justo y el derecho de los inquilinos a tener acceso a viviendas asequibles. Una familia que tiene un apartamento y lo alquila como ingreso adicional es muy diferente a los agentes inmobiliarios o personas que tienen varios apartamentos a su disposición.


Tercero, en México existen áreas residenciales exclusivas, comerciales y mixtas, cada una con obligaciones diferentes. Las áreas residenciales tienen las menores obligaciones fiscales, Por lo tanto, las empresas inmobiliarias compran un edificio de apartamentos, sacan a las personas que viven allí y convierten todo el edificio en un Airbnb. Esto significa una “especie” de hotel en una zona residencial que no tiene que pagar impuestos como los que paga un hotel, ni generar los puestos de trabajo que genera un hotel. Tampoco se coordinan con la junta comunitaria local, por tanto, es esencialmente una estrategia comercial que explota las lagunas legales, lo que a su vez conduce a la gentrificación.


Edificio en el barrio de la Roma que se convertirá en Airbnb después de sufrir daños en el terremoto de 2017. Cortesía Fabricio Correa Lara

Si eres un nómada digital, ya sea trabajando de forma remota, visitando como turista o planeando vivir en la Ciudad de México, entonces es importante considerar que tus decisiones sobre alojamiento, consumo e involucramiento con la gente y la cultura local tienen un importante efecto –positivo o negativo– en el desarrollo de la gentrificación y el despojo de las familias de sus hogares.


Por ello, algunas recomendaciones para no perpetuar el problema son primero tratar de conocer la cultura y su gente. Con esto no solo me refiero a hacer amigos mexicanos para salir a tomar algo o socializar, sino también a entablar relaciones con aquellas personas que están trabajando y viviendo en los mismos vecindarios que tú. Consume local, ya sean salones de belleza, restaurantes de barrio, tintorerías, tiendas de barrio, etc. Visita los mercados locales donde los precios son mejores y los productos de mejor calidad. Esto ayuda a la economía local, así que no tengas miedo de interactuar con la gente. Involúcrate con la comunidad y pregunta qué puedes devolverle al vecindario, independientemente de a que te dediques.


Hay muchas cosas que se pueden hacer, desde dar clases de inglés, clases de finanzas personales, recolectar plásticos para reciclar y mucho más que se puede lograr preguntando a vecinos y centros comunitarios. Los mexicanos en general son muy hospitalarios y están conscientes de cuando un extranjero quiere involucrarse y conocer la cultura versus cuando el extranjero solo los ve como un paisaje urbano sin importarle mucho lo que pase después de que se vaya.


Si vas a alquilar un apartamento, considera al arrendatario. ¿Será una familia que lo alquila como ingreso extra o una persona que tiene varios departamentos para rentar? Investigue el área antes de decidirse por un vecindario. Investiga su historia y los sucesos actuales. Es importante estar al tanto de los factores que pueden estar contribuyendo a la gentrificación, para esto puede preguntar a las organizaciones comunitarias sobre un determinado edificio o residencia y ver si tienen algún tipo de información sobre algún conflicto con los propietarios o desarrolladores. Puedes encontrar estos grupos en Facebook buscando el barrio y la palabra “Vecinos”


Por último, intenta buscar zonas más diversas que las que están de moda. Esto ayuda a aliviar la presión sobre los barrios donde la gentrificación es más intensa y ayuda a otras áreas de la ciudad a beneficiarse de la derrama económica de los visitantes.


Café bar en la colonia Juárez donde trabajan remotamente casi exclusivamente nómadas digitales extranjeros mostrando las fronteras dentro del vecindario. Cortesía Fabricio Correa Lara

Las autoridades deben promover iniciativas que apoyen a las empresas locales y escuchen a los productores locales de alimentos. Los programas de compra local como “mercado sobre ruedas” organizan mercados móviles que viajan a diferentes barrios de la Ciudad de México todos los fines de semana. De esta forma, los productores locales podrán vender sus productos a las personas que viven en la zona, incentivando el gasto local y reduciendo los costos de transporte para los clientes.


Las autoridades deben crear un directorio en línea de negocios locales para que los residentes puedan encontrar fácilmente tiendas, restaurantes y otros negocios de barrio cercanos. El directorio puede incluir información como horas de operación, productos vendidos y promociones especiales.


También deberían existir rutas turísticas locales en la Ciudad de México en barrios que no estén en zonas gentrificadas. Estas rutas destacarían los negocios locales y las atracciones culturales que pueden involucrar a los extranjeros con la comunidad.


Deberían existir incentivos fiscales como descuentos en el impuesto a la propiedad. Estos se pueden ofrecer a empresas locales que cumplan con ciertos requisitos, como crear empleo en la comunidad o invertir en mejoras del vecindario. Debe haber programas de asesoramiento para las empresas locales para ayudarse mutuamente a cumplir con los requisitos fiscales, mejorar su eficiencia y aumentar su rentabilidad. Se deben ofrecer créditos fiscales a las empresas locales que utilizan fuentes de energía renovable o se involucran en prácticas sostenibles centradas en la comunidad.


Estas políticas pueden ayudar a mantener la diversidad económica en las comunidades en riesgo y proteger a las empresas locales de la competencia con las grandes tiendas comerciales. Se deben promover proyectos de desarrollo inclusivo que consideren las necesidades e intereses de todos los miembros de la comunidad, incluidos los residentes de bajos ingresos, las empresas locales, los agentes inmobiliarios y los inversionistas.


Vecinos organizados de la colonia Juárez en una de sus reuniones comunitarias. Cortesía: Sergio González

Nuestra ciudad tiene muchos problemas que resolver, pero debemos proteger a las comunidades y barrios de la gentrificación, y al mismo tiempo debemos tomar en cuenta y luchar por todas las personas de la ciudad. Como lo son los Pueblos Originarios que llevan décadas luchando por la protección de sus tierras, como es el caso del pueblo de Xoco y su lucha contra el cártel inmobiliario.


También, nuestros hermanos y hermanas en Ecatepec (ver abajo), quienes tienen la menor infraestructura urbana y servicios básicos en la ciudad. Sin embargo, ellos trabajan -día tras día- para que la ciudad siga funcionando, al igual que nuestros hermanos y hermanas en Xochimilco que son guardianes de un lugar ancestral que sirven como ecosistemas esenciales para la ciudad. Y, sin embargo, tienen un desarrollo social muy bajo. Hay gente en Milpa Alta y Tláhuac que necesitan ser escuchados y sus intereses entregados y protegidos por cada habitante de esta ciudad. Solo si nos protegemos entre todos no tocan a ninguno.

Junta de protesta del Pueblo Originario de XOCO manifestándose en contra de un proyecto inmobiliario que les está robando el agua y cerrando sus calles. Cortesía: Fabricio Correa Lara

La gentrificación es más que el desplazamiento forzado de personas. Es una idea que la ciudad está destinada a unos pocos privilegiados. Es una visión de cómo debería ser la ciudad, partiendo de una idea racista y clasista del nuevo colonialismo que no solo le da poder a una minoría, sino que también trata de establecer estándares aspiracionales de blancura que hacen que las personas que no encajan se sientan mal con su lugar de origen, su piel y su situación socioeconómica.

Barrio de Ecatepec conocidos como espacios dormitorio donde la gente sale muy temprano a trabajar y regresa muy tarde. Cortesía: Javier Salinas Cesareo

Me parece que la verdadera esencia de la Ciudad de México hasta ahora ha sido la resistencia. La ciudad es lo que es en gran parte porque la gente ha defendido su herencia y tradiciones durante más de 500 años. A pesar de todo esto, la Ciudad de México sigue teniendo su propio rostro, su propia vibración e identidad y esto es un gran logro. Uno que debemos proteger y mejorar porque la ciudad es de todos, propios y foráneos, por ello, es nuestra responsabilidad no dejar a nadie atrás en la construcción de una ciudad justa, incluyente y diversa.


Al mismo tiempo, debemos recuperar lo esencial de nuestras tradiciones sagradas del pasado y apoyados en nuestras propias raíces y nuevos valores, dar el paso de luchar por la ciudad que queremos. La ciudad que nos merecemos. La ciudad que el mundo se merece.


Protesta en la avenida Reforma de la Ciudad de México de barrios, organizaciones, comunidades originarias y pueblo en defensa del territorio exigiendo justicia climática 2021. Cortesía: Futuros Indigenas

Bibliografía:

  1. BBC News Mundo. (2022, 5 mayo). «Viven en una burbuja»: el impacto de la llegada de «extranjeros covid» en CDMX. https://www.bbc.com/mundo/noticias-61156407

  2. 5 puntos para entender el acuerdo de la CDMX con Airbnb. (2022, 12 noviembre). Dinero en Imagen. Recuperado 31 de enero de 2023, de https://www.dineroenimagen.com/actualidad/5-puntos-para-entender-el-acuerdo-de-la-cdmx-con-airbnb/148499

  3. Escobar, S. (2023, 2 enero). ¿Qué se requiere para mitigar la gentrificación en la Ciudad de México? Gobierno capitalino prepara regulación para Airbnb. El Economista. https://www.eleconomista.com.mx/econohabitat/Que-se-requiere-para-mitigar-la-gentrificacion-en-la-Ciudad-de-Mexico-Gobierno-capitalino-prepara-regulacion-para-Airbnb-20230102-0032.html

  4. Social, P. T. D. S. Y. (s. f.). Entran en vigor salarios mínimos 2023 en todo el país. gob.mx. https://www.dineroenimagen.com/actualidad/5-puntos-para-entender-el-acuerdo-de-la-cdmx-con-airbnb/148499











0 comments

Recent Posts

See All

Comments


bottom of page